“Es tan importante el vender como el restaurar, ya que con ello solucionas los problemas de tus clientes”.

Casa Mirón, 1941 

Premio al comerciante irunés del año: Daniel Thalamas 

 

Si hay un negocio que se ve reflejado en el carácter irunés, ese es Casa Mirón, regentado por Daniel Thalamas se describe como un apasionado comerciante y a sus espaldas lleva el oficio de incontables antepasados. Conoció a su abuelo, que tenía una tienda a cada lado del Bidasoa cuando los comercios se parecían más a un bazar. Su padre Agustín recogió el testigo y ahora Daniel representa la última generación de toda una casta. Su especialidad, el regalo de siempre y para siempre. 

¿De dónde salió la idea o motivación de abrir Casa Mirón? 

Siempre hemos sido una familia de comerciantes, hemos vivido de ello. El comercio ha variado mucho, cuando empezó mi aitona se dedicaba más a la vajilla, cerámica y barro de uso más cotidiano. La cosa ha ido evolucionando según demanda y por ello nos hemos ido especializando en productos de gama medio- alta. Fuimos de los primeros en España en vender figuras de LLadró. Luego cuando me puse al mando di un paso más a platería, restauración y cristalería superior. 

Se podría decir que no hay tienda igual en Irún ¿Qué os hace tan especiales? 

La gente viene porque sabe que sus necesidades van a ser cubiertas. Es tan importante el vender como el restaurar. Porque los problemas surgen diariamente ( una cuchara que se rompe, anillos deformados …). Tiene que existir esa garantía de que te van a solucionar el problema. 

Durante todos estos años os habéis mantenido vuestro estilo, pero los tiempos os han obligado a adaptaros.

Ha habido algunos cambios, pero siempre sin perder mi filosofía de la tienda de mi aitona de tienda de regalos de gama medio- alta. Ofrecemos calidad, servicio y soluciones. El futuro es ser el mejor en lo que tú conoces. Yo me centro en lo mío, la plata y se lo que tengo que hacer. Hoy en día para luchar contra Internet, tienes que hacer algo muy específico y dar lo que los demás no dan. Sobre todo, el trato es fundamental. Yo estoy para servir, si puedo solucionarlo lo hago. El “No” no existe en mi vocabulario. Como no lo puedo tenerlo todo, si alguien me pide algo. Se donde las puedo tener o como las puedo localizar. Déjame un día y te lo intentare solucionar dándote varias opciones. Y al final eso, la gente lo aprecia. 

Para acabar, ¿algo que no falle para regalar en Navidad? 

Es verdad que la gente va más al detalle. A parte de querer poner mesas bonitas con buenos centros la tendencia es hacerlo más personalizado. Para regalar en el caso de la mujer, alguna joya de diseño en plata que sea para diario (anillos, pendientes, colgantes…). En caballeros suele ser lo más común pulseras, caja de relojes o bolígrafos. 

Por las venas de Daniel corre sangre de comerciante. Desde pequeño ha vivido el comercio y ha aprendido que para vender con acierto hay que saber escuchar. Por ello no puede olvidar las palabras que le dijo su aitona “Todo el mundo que entre por la puerta tiene el mismo derecho, por eso siempre intenta hacer lo posible”.

 

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies